sábado, 15 de noviembre de 2014

MI FAQUIR DE ANDAR POR CASA...


Es viernes. Son las 9 de la noche. ¡Por fin llego a casa! El día de trabajo ha sido agotador, estresante y agobiante, pero solo hasta las 3 de la tarde. Después, he compensado esa presión con casi una hora corriendo y otra nadando y he terminado recuperándome con una ducha reparadora. También he ido a descambiar una camisa que compré una talla más grande que la mía y de paso me he llevado otra prenda de abrigo que quería tener. A la vuelta he querido hacer algo que normalmente no hago, he ido a visitar a mi familia (que viven en la calle paralela a la mía) para compartir un rato con ellos antes de llegar a casa. He llegado a casa y he bajado al perro como cada día a estas horas y le he vuelto a ver, como tantas otras noches y tantas otras mañanas. Hoy no le he visto fuera, ni sentado en la parte trasera, ni haciendo sus necesidades cerca. Hoy estaba dentro, acostado en los asientos delanteros de su furgoneta. La parte superior de su cuerpo sobre el asiento del piloto y los pies, debajo de una manta, apoyados en la ventana del copiloto.

Este verano leí un libro muy sencillo (El increíble viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea) y que me hizo pensar mucho para el tipo de lectura que es…


Y no puedo evitar acordarme de su protagonista al ver a diario a un señor grande de no menos 50 años, de orígenes y costumbres árabes y que casi a diario aparca su furgoneta (con la que imagino ofrecerá portes baratos en la puerta de un Ikea cercano) debajo de mi casa.

La curiosidad por saber qué le ha hecho llegar hasta ahí me mata, casi tanto como la pena, de ver a alguien que duerme en una furgoneta mientras que mis vecinos y yo lo hacemos en un lugar privado, confortable y cálido, con agua corriente, luz y en breve hasta con calefacción.

Ahora ha empezado a llover y escuchar esta lluvia desde mi sofá, en mi salón, es hasta algo extrañamente apetecible, mientras pienso en lo incómodo y estruendoso que tiene que resultar la misma lluvia desde el interior de la furgoneta. El agua golpeando en la chapa no creo que tenga el mismo sonido rítmico y agradable que yo percibo mientras el ordenador apoyado en las piernas me las calienta, escucho una música suave de fondo para concentrarme en lo que escribo y veo apoyado en la mesa mi teléfono móvil cargando a la espera de noticias de alguien que de algún modo se interesa por mí.

Vivo tan cerca de mi familia que apenas lo valoro y aunque he vivido fuera y los he echado de menos en ocasiones, no puedo hacerme una idea de lo que tendría que ser dejar a mi pareja y a mis hijos, por ejemplo para malvivir en una furgoneta y sacar unos euros insuficientes al día para poder enviarlos a casa y que tengan un plato que comer.

Tampoco quiero imaginar cómo sería el no poder descolgar un teléfono y poder hablar con ese amigo al que aunque no veas está ahí y te escucha y te anima a seguir adelante ante cualquier problema que se te presente.

Llevo varios días con la idea rondando en mi cabeza. He pensado en ofrecerle un caldito caliente, pero claro, igual desconfía y no lo toma y lo tira porque crea que lleva “jalufo”. También he pensado en invitarle a cenar, pero claro, me da un poco de respeto invitar a alguien tan corpulento y desconocido a casa donde solo estamos mi hijo y yo. Otra oferta que he contemplado es una buena ducha caliente, pero me ocurre lo mismo que ya he mencionado, me da un poco de cague, aunque sobre todo me da por pensar en que si lo hago él volverá a subir a su furgoneta después y yo seguiré en mi espacio de bienestar y confort y que una vez que dé un paso, no voy a poder echarme atrás para el siguiente y voy a querer más, más para él. Otra cosa que contemplo y que me echa para atrás es pensar en si le ofendería por brindarle ese tipo de ayuda, tal vez sea una persona orgullosa y no quiera aceptar este tipo de favores y menos viniendo de una mujer.



El caso es que nos hemos acostumbrado a vivir con una ceguera de lo que se sale de nuestro círculo. Me pregunto si el resto de vecinos se habrá percatado de la presencia de este señor y de su situación, aunque me da igual. Yo quiero hacer algo, pero no sé ni cómo. Tampoco sé si se molestará o no, pero como para el resto de las cosas que he hecho en mi vida, creo que lo más acertado va a ser hacer lo que me pide el cuerpo sin importarme más, porque lo que quiero es ayudarle, las consecuencias son cosa mía.

lunes, 29 de septiembre de 2014

UNAS VECES ERES PARABRISAS, OTRAS VECES ERES MOSQUITO...


Unas veces eres parabrisas, otras veces eres mosquito…

No tengo un ideal de hombre, aunque un Seal, un Florian David Fitz o un Pepe Reina no estarían nada mal para hacerme sentar la cabeza, pero soy más de andar por casa. Aunque sí coincide en que últimamente éste perfil se repite:

ü  más o menos alto
ü  melómano perdido (como yo)
ü  con la corazón tirando al lado izquierdo
ü  con una alta dosis de sentido del humor y poco del ridículo
ü  con o sin un pelo de tonto…
ü  y que tanto le guste hacer deporte como liarse de cañas hasta el amanecer…

Un día de repente, de la manera más tonta y en la que menos confianza tenía, como que Paquirrín volviese a las aulas…Aparece alguien en quien poco a poco descubres tus mismos gustos musicales, tus mismos hobbies, tu misma afinidad política (esto es algo muy superficial últimamente entre los habitantes de este país, pero a mí no me deja para nada indiferente, JAMÁS podría compartir mis días con alguien de ideas conservadoras, por no decir un facha) y lo peor de todo, que tenga tus mismas taras… ESTO ENGANCHA!

Poco a poco te vas dejando llevar por esa sensación de cercanía que despierta el conocer a alguien con quien compartes todo ese tipo de ruinas, y digo ruinas, porque sabes que todo ese tren de complicidad en algún momento te acabará arrollando, de un modo u otro. Un día te das cuenta que tus mensajes dejan de tener importancia, que tu tiempo no parece valioso, y entonces… abres los ojos y ya no hay vuelta atrás, TE LO ACABAS DE TRAGAR!



Todos hemos dado calabazas, aunque a veces se pasa mal, nunca es tanto como cuando te toca ser el mosquito kamikaze y pegarte el ostión contra el parabrisas.

Mientras se está solo, no se sufre por nada, el día a día es fácil, no esperas nada, ni a nadie, te la pela el whatsapp, todo funciona como un perfecto engranaje recién engrasadito y dispuesto a producir al 100%.

Sin saberlo (o siendo totalmente conscientes) siempre contamos con alguien a quien haríamos completamente feliz con dedicarle un simple aleteo de pestañas, que está incondicionalmente cerca de ti siendo más que un amigo, aguantando tus impertinencias y que aun así ahí sigue, solo por compartir tiempo contigo, sin embargo, lo que te llama la atención es el granuja que no pierde un minuto en ti, que te dedica un plan B, que te mantiene como dice mi hermano como en la pecera de una marisquería, ahí para cuando quiera comer algo saladito tirar la caña y en unos minutos: DESPATARRADO Y LISTO PARA SER RELAMIDO!

Incluso hay personas con las que en un momento dado de tu vida quieres más cercanía y otras en las que lo espantas y viceversa…

Así es, en esta vida la tortilla va cambiando según el Karma o a lo que sea le sale de las pelotas. Imagino que solamente para compensar alguna mierda de la que no soy consciente y sobre la que paso de investigar, que ya bastante difícil es subsistir para mí día a día y no acabar más tocada que Massiel en la boda de la Jurado. Y es que a veces no hay más ciego que el que no quiere ver y es uno mismo el que no ve los letreros luminosos, que el resto de tus más cercanos, que desde una buena perspectiva y alejados de la tontería cegadora te dicen desde un principio “POR AHÍ NO! QUE TE LA VAS A DAR!” y tú venga, duro contra la pared. Te convences a ti mismo que el resto no ven los detalles que tú si crees ver y qué va! Eres un puto cegarruto cabezón sin más ambición que agarrarte a algo que te pareció un sorprendente soplo de aire fresco en tu vida… Y UNA CACA COMO EL SOMBRERO DE UN PICAOR!!!

Pues bien, nunca he sido yo de marcadores, pero en los últimos meses voy desempatada, llevo 3 veces en versión parabrisas y otras 2 en versión mosquito, el caso es que ya se me ha acabado la paciencia y paso de buscar empates, quien me quiera que me busque que tengo mucho bueno que ofrecer y muy poquito tiempo que perder…

Eso sí, me quedo con medio concierto de mis Extremoduro, ya que la otra mitad ni la recuerdo, ni el primer beso, ni el resto de la noche…pero sí el despertar...

Ah! Por cierto, la frase no es mía, es del final de esta canción de AMPARANOIA…
MISS DIONY (sin sala de espera)


domingo, 28 de septiembre de 2014

LAS EDADES (BORRADO Y DE VUELTA...)

Poco me han importado las edades de las personas hasta hace poco tiempo...

De pequeña tenía prisa por ser mayor, por ponerme ropa moderna (en los 80´s), hombreras, medias de rejilla, tacones, pintarme los labios y hacer lo que me diese la gana sin dar explicaciones.

A los 13 años ya era como soy hoy en día, con mi más de metro setenta, que no es moco de pavo.

Durante mucho tiempo fui "la pequeña o la más joven" allí donde fuese; aunque por mi aspecto físico siempre he parecido algo más mayor y puesto que abandoné los estudios muy pronto y me puse a currar siempre me rodeaba de gente bastante más mayor que yo.

Gracias a una envidiable genética familiar, hoy por hoy, tengo la suerte aún que me dicen que parezco algo más joven de mi edad, tampoco es que me quiten mucho, pero los casi 38 no me los echa nadie... AÑOS...

Es una putada para las mujeres el envejecer, con los hombres el paso del tiempo es mucho más generoso y les dota de canas y calvas súper atractivas para nosotras, mujeres de cualquier edad... Lo que nos coloca a las que estamos en la avanzada treintena a la cola de los deseos de nuestros coetáneos, pero que nos hace irresistibles para los veinteañeros... y como se enteren de que eres madre, ya eres una "MILF"...

¡QUÉ EXPRESIÓN TAN ASQUEROSA!

Que alguien me explique qué coño está reñido entre el ser madre con estar follable...???????? y meter aquí esa faceta de tu vida, es de lo más absurdo... 

A nosotras nos va el ARTE CLÁSICO, porque nos gusta lo desgastado, lo que tiene añada, lo que está a medio caer y que ya no funciona como debería, pero que valoramos por los años que ha pasado por él, en el fondo tenemos vocación de ONG. Pero los tíos no, ellos son más de POR ART, tetas de punta, pelos de colores y generosas bocas entreabiertas...

A mi no me llama nada por lo general el estar con una persona a quien le diga: "mira ése, qué pelo de electroduende que me lleva" y que tardes 20 minutos en trasladarte al pasado, buscar con el móvil en Google la foto para que los vea por primera vez y todo el temario, vamos que me quita  las ganas hasta de la siguiente caña... y del resto mejor ni hablar...

https://images-blogger-opensocial.googleusercontent.com/gadgets/proxy?url=http%3A%2F%2F2.bp.blogspot.com%2F-J4hYF5pKEOw%2FUwsir4TtsWI%2FAAAAAAAAAak%2F5AWpIdzwxRs%2Fs1600%2Felectroduendes.jpg&container=blogger&gadget=a&rewriteMime=image%2F*


El caso es que hace poco una buena amiga de mi edad empezó a salir con un chaval 5 años más joven que ella y notó que hasta el machismo está arraigado en esto de la edad. A menudo la gente le decía al mostrar la foto de él "es más joven que tu, ¿verdad?. Esto de ser en el caso contrario, jamás se comenta, ¡¡¡¡NUNCA!!!

Otra cosa que me irrita... ¿Qué problema tiene la gente al decir las edades?

Es muy común escuchar a la gente decir: "tiene 18 para 19" ...

¿¿¿¿HAY ALGÚN NÚMERO ENTRE MEDIAS QUE YO ME SALTÉ EN APRENDER????

Porque creo que es imposible saltarse 3 o 7 años y cumplir de 22 a 25 o 29, ¿No?

Pues yo ya tengo 37 para BINGO!!!!!!!!

Hale! a cumplir!

Miss Diony


MIS IMPRESIONES.. (BORRADO Y AQUÍ OTRA VEZ...)

Ya hacía mucho tiempo que no escribía, iba siendo horita de hacerlo y para variar voy a diseccionar otra parte de mí...

Tengo por costumbre ser sincera y fiel a mis pensamientos y sobre todo coherente. Por lo que si hay algo que me molesta, que me irrite o que no me gusta simplemente lo digo, lo manifiesto, lo hago saber, entiendo que mis maneras no han sido siempre las mejores, pero con el paso de los años:


  • JURO...La justicia es una mierda y no existe, sobre todo en este país
  • PROMETO... NO SOY CREYENTE
  • ASEGURO... esto es lo que más se aproxima
Lo he intentado y poco a poco espero conseguir ser algo más "políticamente correcta" en vez de vomitar oral o por escrito lo que me viene a la cabeza.


Recientemente se me han juntado unas cuantas situaciones en las que me he tenido que controlar sobremanera porque me veía incrustando la cara de mi jefe contra un cristal, retorciéndole el pescuezo a un niñato contestón con sonrisa estúpida y abofeteando a una cotilla de pacotilla. Ganas no faltaron, pero como ya digo, intento cada día ser un poco más correcta, y eso anterior está feo...

Y es que según "mi impresión", o mi modo de ver, tengo un jefe que es un capullo integral, que se cree que por ser jefe está por encima del bien y del mal y que por el hecho de serlo es más inteligente que cualquiera de los que le rodeamos, tanto es así que cuando te acercas a su mesa, se estira, levanta los brazos, los dobla y se coloca las manos detrás de la nuca, lo que en lenguaje no verbal viene a ser que "te crees por encima de tu interlocutor", no os engañéis, no es comodidad...

A cuadros se quedó el día que se lo dije,

  • ¿Te crees más o mejor que yo?
Su cara era un poema... Se lo expliqué y desde entonces dejó de hacerlo, una semana o dos, no tiene retentiva... El HIJOPUTISMO y la racanería invaden el resto de su ser y no da para más...

Este fin de semana pasado sin ir más lejos, me dio la "impresión" y una vecina me lo confirmó que pilló in fraganti a unos chavales fumando porros en mi plaza de garaje, pegaditos a mi coche, en un poyete que hay en mi plaza de aparcamiento. Por mi, todo individuo es libre de fumarse un porro, de comerse un bocadillo de uñas o hacerse un potaje con las pelotillas del ombligo... ¡ME LA SUDA!
El problema viene cuando lo hacen en mi propiedad, donde nadie les ha invitado a entrar, temiendo que un día se les cruce un cable y la emprendan a patadas con el coche o me aparezca rayado y aun no lo he terminado de pagar...
Cuando bajé todavía olía a gloria bendita. Había colillas y chivatos alrededor de mi coche. Al salir a sacar al perro me encontré de bruces con ellos, aún rezumaba el tufillo a "maruja" en sus abrigos, los ojos inyectados en sangre como en Blade y sus sonrisas tontas les delataron...
Les dije que tenía la "impresión de que habían estado fumando en mi plaza de garaje y que hicieran el favor de ir a otra parte, al enorme parque que rodea nuestra urbanización, por ejemplo. También les dije que me daba la "impresión" de que ya tenían pelitos en los huevos para buscarse la vida en vez de dar por saco al resto del vecindario...

Como todo les hacía gracia y yo no estaba para aguantarle el pedo a nadie y menos a estos adolescentes fumados insoportables llamé al conserje para que fuese él quien les pusiese los puntos sobre las "ies", pero me dio la "impresión"de que aquel hombre algo carente de espíritu simplemente suscribía lo que yo le iba diciendo y que no iba a hacer absolutamente nada más de lo que yo ya había hecho . Como me preocupaba el porvenir de mi auto, llamé a la policía.
  • La local: No actúa en propiedades privadas, tales como una urbanización... ¡cágate! O hay sangre o te dan por el culo!
  • La Nacional: Tardaron 5 minutos en aparecer en la puerta de la urbanización
Se personaron un par de agentes jóvenes y amables, con "ganas de trabajar", según "mi impresión" con unas cejas perfectamente depiladas como señoritas setenteras, a los que acompañé a mi plaza aparcamiento y donde ellos mismos pudieron comprobar cómo aún olía a salón de té de Marruecos.

Los vi marcharse encaminando sus pasos al edificio donde vive la familia del chaval de la sonrisa perenne para darle un tirón de orejas e intentar disuadirle de que repita los hechos... Veremos cómo acaba el cuento...

También tengo la "impresión" de compartir mesa de escritorio en el trabajo con un ser que cuanto menos me resulta peculiar ya que me da la "impresión" de que es una maleducada de tres pares de cojones, puesto que entre otras cosas se dedica a bostezar y toser sin taparse la boca...

¡¡¡¡¡¡7!!!!!!! ¡¡¡¡Se los he contado!!!!!! ¡¡¡¡¡¡¡ tiene 7 empastes!!!!!

Además de pintarse y peinarse delante de todo el personal, entre otras lindezas...

A juzgar por el interés que demuestra por cada persona con la que hablo y en las que siempre intenta meter baza con la atención que pone en cada una de mis conversaciones telefónicas, y porque tengo sus putos ojos clavados en mi cara durante muchas horas al día, me da la "impresión" de que es una puta cotilla de vecindario, de esas que no se preocupan de lo que acontece en su casa y que están enganchadas a las vidas ajenas como si les fuera la suya propia en saber más allá de lo que tú les quieres contar y que dan la "impresión" de salir a la calle cada día con el solo objetivo de conseguir algo más de información.

Ayer mismo, mientras mantenía mi primera clase telefónica de inglés de este curso, ella se asomaba, clavaba sus ojos y hacía muecas mientras  yo intentaba leer un artículo de cómo se embotellaba un tipo de vino en la antigua Roma, y del que al terminar debía ir resumiéndole al profesor... En inglés, claro está.

Ella se marchó antes de que terminara la clase, y yo tuve que salir un momento a aparcar mi coche. Mientras, meditaba el modo de hacerle saber que me tiene hasta la polla del acoso y la falta de privacidad a la que me somete, pero claro, siendo todo lo políticamente correcta que debo. 
Y como el hecho le debió de llamar poderosamente la atenció a su vuelta me preguntó:
  • Eso que hablabas era del curso de inglés que hay?
No hija, ¡qué va! que me quedé con la marihuana de mi vecino y me ha dado por hablar inglés así, sola por teléfono, me llamo a mí misma...
¡No te jode!

Y le dije, conteniendo al Miura que llevo dentro:
  • Antes de que sigas, te agradecería que considerases el concederme un poco de privacidad y espacio a pesar del entorno abierto en el que trabajamos porque "me da la impresión" de que te interesa mucho todo lo que acontece en mi sitio, mis conversaciones telefónicas, personales o profesionales que tengo con la gente que se acerca a mi sitio...
Y antes de que pudiera seguir, me contesta:
  • Pues serán eso, "impresiones de esas tuyas"

Ni la pared de la presa del Atazar después del deshielo se hace una idea de lo que tuve que contenerme... Es como un chuchillo de esos, un perro patada con abrigo guateado, de las que llevan un bolso de "CH" que en la etiqueta pone "Calorina Horrores", del mercadillo, como la ropa, que ojo, no hay nada de malo en esto, pero mejor no te las des de nada... Hoy lleva un atuendo espectacular, todo le queda grande y como es bajita, me recuerda a ET vestido de mujer... solo le falta el sombrerito...
https://images-blogger-opensocial.googleusercontent.com/gadgets/proxy?url=http%3A%2F%2F4.bp.blogspot.com%2F-yVoaKkjgTk4%2FUo9FPuvE31I%2FAAAAAAAAAZE%2Fm_45-aS0R-c%2Fs1600%2FET.jpg&container=blogger&gadget=a&rewriteMime=image%2F*

¡¡¡¡¡UN CUADRO!!!!

Yo en cambio, creo que tengo la suerte de tener una imaginación privilegiada que me hace crearme historias alrededor de lo qe me gusta, fantaseo con cómo me gustaría hacer algo o cambiar mi vida de una manera tal que me permita vivir lo más feliz posible sin estrés ni agobios, sin atascos, sin hipócritas, sin cretinos, sin gente falsa y como no...

¡¡¡¡¡SIN COTILLAS!!!!

Miss Diony